Los Altos del Golan

Hablar de los Altos del Golan, es hablar de historia, guerras y disputas territoriales sin resolver. Este territorio comprende una meseta de la que 1200 km2 están disputados por Israel y Siria. También hay una parte reclamada por el Líbano (Las granjas de Shebaa), así que no faltan invitados a la fiesta. En mi viaje por aquellas tierras y sin una idea clara del conflicto, pude experimentar la sensación de estar en un lugar extraño y tenso. La zona, aun estando reconocida como israelí, conserva esa tensión bélica de las guerras de 1967 y 1973.

Que fue una zona muy peligrosa salta a la vista cuando ves muchos kibbutz rodeados de alambradas y bunkers de protección civil entre las casas. Hoy el peligro parece más relativo, aun siendo como es un punto muy “caliente”, la sensación es de seguridad, aunque muchos civiles siguen paseando con armas al hombro por las calles de una forma aparentemente rutinaria. Aunque no es recomendable pasear tranquilamente por la zona pues aún sigue plagada de minas, existen varios espacios dedicados al recuerdo.

La visión del lago Tiberíades desde allí arriba es algo sensacional. La tranquilidad y vistas nada tienen que ver con la tensión política que se respira. Ir a aquel lugar, es para conocer sobre el terreno el permanente conflicto y su valor histórico. El paisaje semi desértico y poco atractivo, cobra fuerza cuando conoces las bases de la disputa entre los dos países.

Me llamó la atención enormemente el descenso entre las montañas, que de no ser por los carteles, no te darías cuenta de que estás en un lugar plagado de minas. La idea de estar rodeado de kilómetros y kilómetros de campos de minas, es una experiencia extraña e incierta que hace que tus sentidos se agudicen al máximo.

Su valor estratégico es inmenso. Con anterioridad a la Guerra de 1967, desde el Golán los sirios bombardeaban a placer la Alta Galilea en el norte de Israel, un valle que se encajona entre las montañas del Líbano al oeste, el monte Hermón al norte y los altos del Golán al este.
Así pues, la posición israelí era muy delicada y peligrosa. Sólo había dos alternativas estratégicas, retirarse del norte de Galilea o atacar y ganar los Altos del Golán para sacudirse la amenaza y de paso ser ellos los que amenazasen directamente el corazón de Siria, pues Damasco se encuentra apenas a 40 Km.

Evidentemente, para un país que apenas tiene 70 km. de anchura, en el mejor de los casos la retirada supone ir a parar al mar Mediterráneo directamente. Por ello, la única opción estratégica válida era la ofensiva como manera de mantener la iniciativa contra un enemigo tremendamente superior en número. Esta fue la guerra relámpago de 1967, la llamada Guerra de los Seis Días.

Y es que se podría decir que todo comienza cuando con gran demostración de poderío, Israel ataca por sorpresa a Egipto, acabando con la mayor parte de sus fuerzas aéreas y de sus divisiones terrestres apostadas en el Sinaí, ocupando además la Franja de Gaza y deseando que Jordania no se atreviera a entrar en la guerra, cosa que ocurrió.

Después de recibir un ataque certero de los jordanos sobre la parte israelí de Jerusalén, los judíos corrieron a destruir las fuerzas terrestres jordanas y a eliminar casi todas las naves aéreas de Siria que había atacado Galilea desde los Altos del Golán. Fue en este escenario de lucha donde Israel logró apoderarse de este lugar, y hubieran continuado hasta la capital siria Damasco, a no ser por la presión internacional que pidió un alto al fuego.

En 1973 durante la Guerra del Yom Kipur, aprovechando que la mayoría de los soldados israelíes se encontraban con sus familias celebrando una de las mayores fiestas religiosas “Yom Kipur”, los sirios atacaron por sorpresa y superaron las defensas judías. En este terreno ondulado y abierto se produjo la batalla de blindados más grande desde la Segunda Guerra Mundial. Finalmente la contraofensiva israelí recuperó el terreno y el frente se estabilizó. Hoy en día existe una franja de territorio administrado por la ONU que separa los contendientes que aún disputan su posesión en medio de una precaria paz.

Aquella zona de 1860 km2 en la que antes de 1967 habitaban más de 150 mil sirios, fue devastada quedando en la actualidad poco más de 30 mil habitantes. Según el gobierno de Israel son más de 18 mil los judíos que viven en ese lugar.

Israel cree que puede haber conversaciones con Siria al respecto, pero es muy difícil que se solucione a medio plazo. La zona es beneficiosa para Israel debido a que controlan fuentes de agua del lago Tiberiades ubicadas en el Golán y que significan para ellos más del 30% del abastecimiento de agua del país. Otra de las razones principales es porque sus 2814 metros sobre el nivel del mar, suponen una posición estratégica militar privilegiada contra los demás países árabes de esta región.



*****LAS GUERRAS EN LOS ALTOS DEL GOLAN*****

3 comentarios el “Los Altos del Golan

  1. DOMINARAS REINARAS Y GOBERNARAS EN MEDIO DE TUS ENEMIGOS.- LO QUE EL SEÑOR TE DIO TIENES LA OBLIGACIÓN DE PRESERVARLO EL DERECHO DE POSEERLO.- GOLAN ES ISRAEL la historia lo evidencia, el TODOPODEROSO proteja esa tierra, los que creemos en el Dios de Israel lo suplicamos en nuestras plegarias.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s