El Estado de Israel

Allí abajo, el paisaje pasó de un azul intenso a un tono marrón y blanquecino (la metrópolis de Tel Aviv), para tornarse luego de un verde intenso. Al descender hacía la pista de aterrizaje, apareció ante mis ojos el aeropuerto Ben Gurion: una bonita y moderna terminal rodeada de dátiles, palmas, y una vegetación intensa. Por fin se detuvo el avión, se abrió la puerta, y por ella entró una ráfaga de cálido viento procedente del Mediterráneo. Cuando descendíamos por la rampa, una azafata extendió su mano, sonrió y dijo: “Shalom”.

¡Habíamos llegado a Israel¡

Sin lugar a dudas, pisar suelo israelí fue una de las experiencias más importantes de mi vida y añorada durante años. Este destino es uno de los más singulares del mundo, ya que Israel es una tierra de dinámicos contrastes: tan reciente como el periódico de ayer mismo y tan antigua como la Biblia. El desierto inhóspito, las fértiles plantaciones y las ciudades cosmopolitas; un apasionado fervor religioso y una tecnología punta; rascacielos futuristas y reliquias antiquísimas… Todo ello coexiste en una rara armonía. En el cruce de tres continentes, Asia, Africa y Europa, Israel es una mezcla de Oriente y Occidente.

En el punto de intersección de tres grandes religiones, el judaísmo, la cristiandad y el islam, Israel custudia algunas de las reliquias más veneradas del mundo, así como un mosaico sin par de pueblos y creencias.
Aunque sea un cliché, hay que reconocer que es cierto: el principal recurso de Israel son sus gentes. Sometidos a constante presión económica, social y militar, han creado una patria fuerte y moderna a partir de poco más que un conjunto de arena y unas mentes privilegiadas.
Desde luego no ha sido fácil. Su sociedad compuesta por inmigrantes procedentes de ochenta países diferentes, a veces daba la sensación de que el único rasgo en común era la religión, el desconocimiento de la lengua hebrea y el enjambre de adversarios a que tenían que hacer frente. Hoy en día, la sociedad de Israel sigue llena de diversidades, pero habida cuenta que la mitad de la población son nativos o “sabras”, el país ha evolucionado y ha adquirido una identidad nacional propia.

Tomense inmigrantes que proceden de más de cien tierras distintas, mézclense bien y obtendremos por resultado un sabra, el israelí nacido en Israel que toma su nombre de la fruta del cactus, punzante por fuera pero dulce por dentro. Hábil y excesiva simplificación, pero asombrosamente apropiada. Para los millones de judíos que siguen esparcidos por todo el mundo, el sabra nativo, alto, apuesto y curtido por el sol con el arado en una mano y el fusil en la otra, es el símbolo del orgullo renovado y del renacer judío.

La realidad es algo más compleja y no tan romántica. Los jóvenes israelíes tienen más posibilidades de ser burócratas, universitarios u obreros que granjeros y pioneros. Y ha pasado mucho tiempo desde que la mayoría bailaron el hora (baile tradicional) a la luz de la hoguera, o escribieron poemas sentimentales sobre la patria.
Feroz crítico de sí mismo y de su país, también es de los primeros en lamentar la interferencia del extranjero, sobre todo de los que juzgan la seguridad y la comodidad de una tierra más tranquila.
Los sabras son un conjunto de contradicciones. Por una parte son cínicos y enérgicos en la búsqueda de la buena vida, y en cambio actúan con la misma suspicacia de los patriotas a la antigua usanza. Pagan de buena gana y sin quejas los impuestos más elevados del mundo, dedican buena parte de su juventud al ejército, y viven a sabiendas de que el año próximo es probable que haya guerra.

La belleza inherente a una visita a Israel, estriba en que en un territorio más o menos rectangular, con 125 km. de ancho y unos 445 de largo, podemos encontrar una diversidad de paisajes y lugares que se repiten en pocas partes del mundo. La lista de parajes que se encuentran en Israel abarca desde los más espirituales a los más sensuales, desde los lujosos hoteles de Tel Aviv a las cúpulas de Jerusalén, desde los arrecifes de coral del mar Rojo a las intemporales orillas del río Jordán y el mar de Galilea.

Podemos empezar un recorrido por Tel Aviv, la metrópolis mediterránea de Israel. Ciudad cosmopolita compuesta por playas y paseos marítimos, bulevares, cafés y arquitectura moderna, que sirve de eje a la vida cultural y social del país, y cuenta con cerca de la cuarta parte de la población de Israel.
La fértil llanura costera es el campo de juegos veraniegos de Israel, el emplazamiento de algunos de los primeros asentamientos del país, y el centro de su incesante industria de cítricos y diamantes. La moderna ciudad de Haifa, rica en tecnología y animación, se halla más al norte y crece sobre el monte Carmelo, donde comparte la línea de la costa con los antiguos castillos de los cruzados.

Galilea es la importante y exuberante cesta de pan de Israel. En sus verdes valles hay comunidades árabes, israelíes y drusas por igual. Tierra donde Jesús pasó su juventud, en ella se encuentra la ciudad bíblica de Nazaret, así como otras ciudades santas judías más antiguas: Tiberíades y Safed. El mar de Galilea, el plácido lago del norte de Israel, desemboca en el río Jordán, que serpentea hacia el sur desde su nacimiento. Al noreste los Altos del Golán, arrebatados a Siria en la Guerra de los Seis Días en 1967, es una fortaleza natural coronada por las nieves del monte Hermón.
En el mismo centro del país se encuentra Jerusalén, ciudad que resplandece con sus cúpulas doradas. Esta ciudad de ciudades es la capital del Israel moderno. Consagrada por tres religiones, entre sus monumentos más importantes se hallan el Muro de las Lamentaciones, la Cúpula de la Roca y el Santo Sepulcro.

El desierto de Judea junto con el borde sureste de Israel, comprenden la ciudadela de Masada, algunos oasis, y variedad de balnearios que aprovechan las propiedades curativas del Mar Muerto, el lugar más salado y profundo de la tierra.
El desierto del Negev, compuesto en su mayoría de tierras baldías, recibe nueva vida gracias a una importante gama de cultivos agrarios y a su capital, la animada ciudad de Beersheba. El territorio del país termina al sur en Eilat, la estratégica playa de Israel en el Mar Rojo.
Por toda esta mezcla de histórias y lugares que tienen lugar en una país que apenas tiene unas decenas de años, merece que Israel sea llamado:
¡ EL MILAGRO DEL SIGLO XX ¡



*************CONOCE EL ESTADO DE ISRAEL*************

Anuncios

8 comentarios el “El Estado de Israel

  1. Es cierto que fue un milagro del siglo XX pero se sufriò mucho para llegar a ello. Me gusto lo escrito y también las imagenes de las regiones y de las ciudades del Estado de Israel. Yo les presento aquì
    algunos datos anteriores al establecimiento del Estado de Israel :

    La gran emigraciòn : En 1917, habìan 50 000 almas. Luego en 1922 el nùmero subiò a 85 300. En
    1923 los judìos eran 93 000, en 1924 110 000, en 1925 147 000 y en 1926 158 000.

    El fondo nacional habìa recaudado en treinta años 3 200 000 libras y se invertiò el 75% en compras
    de tierras, el 8% en repoblaciòn forestal, el 7% en saneamiento, el 5% en obtenciòn de agua y el 5% en edificios.

    Se adquirieron 230 000 dunnams de tierra, cada dunnam equivalente a mil metros cuadrados.
    Las colonias agricolas llegaron en 1931 a cuarenta.

    Tel Aviv, arrabal de Jaffa, llegò a ser una ciudad enteramente judìa en 1931 con 46 116 habitantes.
    Se plantaron 80 000 dunnams de naranjas, 18 000 de almendros, 8 000 de olivos, 1 500 de bananos y 25 000 de viñedo.

    En 1919 para la repoblaciòn forestal se plantaron 369 000 àrboles, en 1920 , 1 700 000 la mayor
    parte de estos àrboles son eucaliptos.

    Al mismo ritmo marchò el desenvolvimiento industrial y commercial. En 1920 se botaba el primer
    buque de la flota mercante judìa ” El Precursor “. En la colonia de Richon le Siòn fundada por el
    baron de Rotschild, se cultiva el viñedo en escala comercial.

    Me faltarìa màs tiempo para escribir màs datos pero les presento aquì un resumen de que hubo
    mucha labor y dinero para llegar a ese milagro en tan pocas décadas. Se comenzo de la nada !

    • y qué me dice de los palestinos que vivían allí y que ahora viven acorralados en su propia tierra? ¿que me dice de su derecho a vivir también en esa tierra, que es la suya?. Se levantan muros y se crean guetos, que me recuerdan a los que el pueblo judío sufrió en Varsovia y tantos otros sitios durante la barbarie nazi. El pueblo víctima se ha convertido en verdugo, un pueblo fuerte pero al que el miedo le hace cometer atrocidades en nombre de un dios que parece ser de su propiedad… Dice que le falta tiempo para escribir más datos, sí, y mucha más historia, vida y muerte, milagros, pero también atrocidades y villanías que tienen a un pueblo cautivo, desesperado…. y cuando se pierde la esperanza, el pueblo judío, debía saberlo mejor que nadie, ¿cuáles son las alternativas?. Sé que hay israelíes y judíos que están en contra de todo esto, me gustaría que ese espíritu de paz que simboliza la ciudad de Jerusalem se extendiera como la polvora. Se comenzó de la nada… bueno ahí disiento, pero a qué se ha llegado, desarrollo económico y social, sí, pero a costa de qué… miren por la ventana, abran los ojos, visiten esos muros, la gente siendo humillada y cacheada, prisioneros en su propia casa, esto también es un logro que debe considerase…. Sinceramente no puedo entender como pueden cometerse semejantes atrocidades en nombre de Dios, no nos engañemos, eso es obra del ser humano con afán de riqueza, poder, control… efectivamente, hubo mucho dinero y lo sigue habiendo, olviden el dinero y miren la vida y la gente…

      • Desde un lado humanitario llevad vd. razón. Pero tendría que extrapolarlo también al otro lado. Esta situación en la que está sumado el pueblo palestino actualmente, es gracias a sus hermanos árabes que desde el año 1948 en que la ONU hizo la partición de Palestina en dos estados, uno judío y otro árabe, se empeñaron en arrojar a los judíos al mar Mediterráneo. Israel conquistó esos territorios en una guerra que ellos no comenzaron. Pero nadie, salvo el reino de Jordania, hizo un esfuerzo por acoger a sus hermanos palestinos que quedaron confinados como bien dice en ghetos. Mas tarde los grupos terroristas palestinos acrecentaron esta situación, haciendo que todos los habitantes fueran sospechosos, de ahí los continuos controles. Recordemos que hasta niños han sido utilizados como correos bomba. No menciona los atentados terroristas ocurridos a lo largo de Israel, que gracias a ese muro han cesado. Conozco el estado de Israel y el territorio palestino de cabo a rabo, y le puedo garantizar que si no fuera por los terroristas ya haría muchos años que estos dos pueblos convivirían en paz. Pero con TERRORISTAS DE POR MEDIO ES IMPOSIBLE. Una muestra es lo que estamos viviendo en Gaza, territorio que Israel devolvió a los Palestinos y a cambio los terroristas lo han utilizado para lanzar cientos de misiles indiscriminadamente contra poblaciones israelíes. Pero claro, esto no vende, Israel no muestra sus muertos en los medios de comunicación.
        ¡¡¡¡ SI AL ESTADO PALESTINO, SI AL ESTADO DE ISRAEL, NO A LOS TERRORISTAS ¡¡¡¡.

  2. Hermosos todos su vídeos, mi sueño dorado “conocer Israel” “caminar por la vía dolorosa”. Dios me ayude para poder ir a conocer tierra santa, y cumplir mi sueño dorado.

  3. Respuesta al señor Maite Gutiérrez

    Los àrabes en Palestina llegaron con el Califa Omar en el año 638 pueden alegar pues trece siglos.
    Contra esto, los judìos estàn en Palestina 26 siglos antes de Omar. Los judìos la poseyeron màs
    de 20 siglos !

    Los judìos conservaron la religiòn y no han renunciado a la Tierra Santa, Eretz Israel !
    Todo el paìs està lleno de los nombres de sus antepasados, de ruinas de poblaciones hebreas,
    de restos de antiguas sinagogas !

    Los Melah o `Lugares Sagrados “ : un suceso entre otros de los judìos !
    En 1269, Los Benimerines se hicieron dueños del Imperio de Marruecos, no persiguieron a los
    judìos. Pero ya en 1264, Abu Yusuf los obligò a recluirse en barrios apartados, amurallados
    y protegidos por soldados. El primer Melah se estableciò en Fez Viejo luego de un motin en
    contra de los judìos y fue el Rey mismo que les recomendò de protegerse asi de la mayoria
    àrabe.

    Estos Melah desempeñaron el mismo papel que los Ghettos en los paìses cristianos. Ahì yo
    me quedo lo siguiente ya puede usted imaginar lo ocurrido luego ! Entonces no me vengà
    llorando con lo que ocurre hoy.

    Para su informaciòn, la murallla en Israel no es la ùnica en el mundo : Hay la barrera metàlica
    entre Estados Unidos y Mexico y casualmente hoy los Norteaméricanos pusieron a 1 000 soldados.
    También hay una barrera y mismo en doble entre Ceuta y Marruecos y Melilla y Marruecos.
    También algunos paìses en Africa central la han puesto. Es normal, hoy dia hay que protegerse.

    Termino con esta nota : un millòn de judìos de los paìses àrabes tuvieron que marcharse para
    encontrar un poco la tranquilidad y la paz que esos paìses nos negaban. Dejamos allì
    nuestros bienes y nadie se ha preocupado de nuestro destino, entonces por qué ustedes se
    inquietan del destino de los palestinos es que no somos personas como ellos ?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s